Temas

GRIEGOS Y TROYANOS

Helena la dama tan bella como las mismas diosas del Olimpo era admirada por innumerables pretendientes. Ulises-Odiseo también se sumaba a ellos. Sin embargo, su cautela, su sentido común, le permiten darse cuenta que tomar una esposa como ella podría traerle problemas. Siendo Ulises una persona de post-visión se anima a proponer una solución donde se permita que la joven elija a su futuro esposo y que el resto de los enamoradizos pretendientes respeten la elección y se comprometan entre todos ellos a que si existiera en el futuro algún conflicto, todos juntos salieran en defensa del esposo elegido por Helena.

Paris había crecido como pastor bajo el nombre de Alejandro. Ayudado por la diosa Afrodita, su protectora, es reconocido finalmente como hijo del rey Príamo. Léase: La manzana de la discordia y Héctor. Con el tiempo, Paris, realizó un viaje a Esparta en calidad de embajador con un objetivo que fue olvidado tan pronto conoció a Helena, esposa del rey Menelao. Muy enamorados, Helena y Paris parten a Troya aprovechando la ausencia del rey por fallecimiento de un familiar. He aquí que el conflicto se presenta tal cual lo había visionado Ulises-Odiseo.

El rey de Esparta, entonces, convocó a todos los que se comprometieron bajo juramento -años antes- a defender el honor del esposo elegido por la bella Helena. Organizó la flota militar griega que se reunió en el puerto de Áulide con unos 1200 barcos y cerca de 135.000 soldados. Valientes guerreros respondieron a la convocatoria: Ayax de Salamina, Idomeo de Creta, Néstor de Pilio, Diomedes de Argos y tantos otros.
El adivino Calcante aconsejó la participación de Aquiles ya que según su criterio la guerra podría ser ganada solamente con la presencia del hijo de Peleo y Tetis. Aquiles es acompañado por Patroclo, el fiel amigo. Léase: Aquiles.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15


Regresar a Temas - Inicio