Temas

DIA DEL NIÑO
- 2do. domingo de Agosto -


“Lo que le hiciereis al más pequeño de estos mis hermanos, a mí me lo habéis hecho”.
- Jesús de Nazareth

“Me recuerdo claramente. Antes de experimentar compasión por los hombres, experimenté en mí mismo la vergüenza. Tenía vergüenza de ver el sufrimiento de los hombres y de esforzarme por transformar todo ese horror en un espectáculo efímero y vano. Decía para mí: No es verdad; no te dejes arrastrar, como los ingenuos a creerlo. El hambre y la saciedad, la alegría y el sufrimiento, todo eso no son más que espectros! Yo decía y repetía; pero a fuerza de mirar a los niños que tenían hambre y que lloraban y a las mujeres de mejillas hundidas y de ojos llenos de odio y sufrimiento, mi corazón poco a poco se deshacía. Yo seguía con emoción este inesperado cambio en mí mismo. Al principio, era la vergüenza la que palpitaba en mi corazón, después la compasión. Comenzaba a sentir el sufrimiento de los otros como si fuera mi propio sufrimiento. Luego llegó la indignación y enseguida la sed de justicia. Y por sobre todo, la responsabilidad. Soy culpable -me decía- de todo el hambre que hay en el mundo, de toda la injusticia; soy yo el que tiene la responsabilidad”.
Nikos Kazantzakis
- Carta al Greco

Socialmente tenemos la responsabilidad de que los niños de nuestra comunidad y del mundo puedan crecer en amor, con sus necesidades básicas satisfechas -tales como alimentación y educación-, en un ambiente de paz, ejemplo y justicia, colocando así, las semillas del saber vivir, de la comprensión, del contento interior, de la alegría, de la esperanza, de la buena voluntad y no la rebeldía…
“El mejor medio para hacer buenos a los niños es hacerlos felices” (Oscar Wilde).
La felicidad de los niños está dada por sentirse queridos, comprendidos y respetados en su condición de vulnerabilidad, en cumplimiento y protección de sus derechos humanamente innegables.
De hecho, si los adultos desde un sólido compromiso social nos responsabilizáramos verdaderamente de esa frágil y delicada etapa del crecimiento humano que se llama niñez, más tarde existiría poco margen para la agresión, la violencia, la drogadicción, el alcoholismo, la inseguridad y demás.
Responsable y conscientemente estaríamos colaborando en la formación de niños libres de pesadas cargas traumáticas, a fuerza de entrega y ejemplo estaríamos guiando como sociedad a futuros jóvenes que a su tiempo sabrían establecer un mundo más noble y justo para todos sus contemporáneos.
No solamente los docentes. No solamente los padres. Todos somos responsables.
Con mayor razón aún, aquellos que gobiernan.

“ ...El deber espiritual del hombre hoy día es mayor y más complejo que en el pasado... Debe descubrir y formular un nuevo grito de llamada universal, capaz de establecer la unidad, es decir la armonía entre el intelecto y el corazón. Debe hallar las palabras sencillas que una vez más van a revelar a los hombres esta verdad muy simple: los seres humanos son todos hermanos."
- Nikos Kazantzakis


PAZ Y BIEN
ECOS DEL HEROE
DIARIO SAN RAFAEL


Regresar a Temas - Inicio